Desde una histórica esquina de 70 años

Para unos y para otros, la retórica contundencia de los 70 años transcurridos desde la creación de la OTAN sólo es parcialmente evolutiva por una razón, cabe decir, de física ideológica. Las potencias occidentales, la confederación política que constituye la Alianza Atlántica constituye por si misma una pluralidad, un orden pluriverso, mientras que el mundo enfrentado y adverso era entonces, y lo sigue siendo ahora, un compacto monolito, ajeno por definición a todo contraste intestino; de ahí que el paso de todo ese tiempo haya venido a desembocar en conclusiones bien distintas sobre sus respectivos niveles de desenlace histórico. Los 70 años transcurridos en la Alianza Atlántica han sido un ciclo histórico de diversidad política, que incluso ha soportado la anomalía trumpiana, y en ese mismo tiempo de impronta rusa, no se ha movido un pelo del KGB putiniano. La Historia cursa de una manera en los pulsos de la libertad política y lo hace de otra bien distinta forma en la rigidez totalitaria de las dictaduras. En el fascismo negro y en el que fue bolchevique.