Colombia, agregada a la ola de protestas en Chile y Ecuador

La irrupción de la violencia callejera que tiene en vilo Chile y Ecuador durante las últimas semanas, en la nación colombiana. Esta, que sufrió durante años la plaga guerrillera de las FARC, la tiene ahora rebrotada al volver a alguno de sus gerifaltes, orienta el análisis a la consideración de que este nuevo escenario en la inestabilidad suramericana tenga su clave en los manejos de la dictadura comunista venezolana.

Su vértice personal, Nicolás Maduro, tuvo que ver lo suyo ministro de Chávez, al terciar en la defensa del presidente Zelaya cuando éste fue depuesto de su cargo, en Honduras, por el Tribunal Supremo, al actuar como puente para el narcotráfico de la droga elaborada por unas FARC, que entonces no habían negociado todavía su retirada con el Gobierno de Colombia

Desde el peso histórico de estos precedentes, cabe entender una posible explicación al hecho de que haya sido incorporada Colombia a la nómina de países hispanoamericanos sacudidos ahora por una agitación comunista de tapizado madurista y venezolano.