Flexión de vértice en el horizonte de Washington

El procesamiento que viene sobre el presidente Trump se proyecta sobre el horizonte electoral de 2020. Es perspectiva política que desde ya mismo divide la opinión sobre su entero significado para la Casa Blanca. Son dos trayectorias las que convergen, la parlamentaria en la que se fragua la base de su procesamiento, y la electoral, en la que se resolverá políticamente la permanencia o no de Donald Trump en la Casa Blanca.

En todo caso, al margen de lo que resulte finalmente la contienda electoral, es lo más cierto que la causa del procesamiento del actual supremo mandatario estadounidense se corresponde con una forma de proceder “nada procedente” desde los más diversos puntos de vista igual desde el plano de la ética que desde el de la estética. En términos de relaciones exteriores, especialmente, no son muy elogiables que digamos los comportamientos “trumpianos” habidos en términos de solidaridad occidental, expresados como coherencia atlántica.