Internacionalización de la Defensa Nacional

Diversas son las formas, maneras, métodos y procedimientos mediante los cuales pueden inferirse daños desde el exterior a los intereses nacionales, más allá, obviamente, de lo que deba considerarse propiamente una agresión armada, de tipo militar, por los medios empleados o por la condición del sujeto que la práctica. En todo caso, es la procedencia exterior, de allende las fronteras lo que aporta la condición o rasgo esencial del daño inferido a nuestro interés patrio. Tanto como decir todo cuanto implica un bien de interés que demanda réplica y defensa por parte del Estado.

Obvio resulta decir que la respuesta al ataque sufrido por un bien nacional ha de ser congruente con la materia y proporcional con los daños inferidos. Dicho de otro modo, puede tratarse del una cuestión de tipo económico, político o diplomático, lo que determina y define el tipo de respuesta o réplica defensiva dirigida, lógicamente al espacio exterior en el que se originó la cuestión o problema.

Estas consideraciones vienen a cuento de las ocasiones, cada vez más reiteradas, en las que, ahora, el separatismo catalanista se aplica al recurso de medios internacionales, privados unas veces y públicos otras, para sus campañas de agitación, llevados por la inercia de su estrategia doméstica.