La contramarcha turca de Trump

Fue tan sonoro el error de Donald Trump al cederle el paso a Vladimir Putin, en el epílogo de la guerra civil de Siria con su regalo a Recip Erdogan, el Presidente de Turquía y muy conspicuo enemigo del pueblo kurdo, por diversas motivaciones, unas históricas y otras políticas, casi todas polémicas y de vario motivo. Pero lo relevante en verdad de la marcha atrás norteamericana en su consentimiento a la entrada militar turca en Siria para combatir a las fuerzas kurdas que luchan contra los enemigos del presidente Asad, tras de haberse retirado EE.UU del apoyo que le prestaba, compensando así el peso de la presencia castrense rusa en el mismo escenario.

Pero como quiera que a los turcos se les haya ido la mano en su acción antikurda, con entrada poco menos que masiva en territorio sirio, creando así un problema añadido, induciendo una reacción rusa de reforzar su presencia en el territorio, el equilibrio político- militar en el espacio sirio se ha modificado, obligando con ello a Washington a revisar el acuerdo de Trump con Erdogan, el consentimiento para que hiciera bastante menos de lo actuado por los turcos en Siria contra los kurdos.

Tales son los hechos que han determinado que M. Pence vicepresidente norteamericano, y Pompeo, el secretario de Estado, hayan viajado hasta Turquía para que den poco menos que marcha atrás en su llegada al epílogo de la guerra civil de los sirios. Dicho de otra manera, para seguir poniendo parches a los errores diplomáticos del presidente Donald Trump.