¿Problemas de brújula en la Casa Blanca?

Resulta ahora que la brújula gubernamental norteamericana parece orientarse por la polar de la Leyenda Negra antiespañola en la Américas de nuestro Imperio del Nuevo Mundo, a través de referencias sin fundamento alguno sobre Cristóbal Colón y respecto a las vicisitudes de los esclavos negros, al barajarse sin ni son ton ni son en las distintas vicisitudes epocales de la moderna Historia en las Américas. Que en el sorprendente catecismo de la nueva ortodoxia en el actual Gobierno de Washington, se cargue a las alforjas de aquel injuriado pasado español, sorprende lo suyo, cierto es, aunque no tanto como los quiebros y contradictorios virajes en que se ha engolfado en estas fechas de ahora la política exterior norteamericana en lo referente a la ofensiva militar emprendida por la Turquía de Recip Erdogan contra los kurdos desplegados en la compleja y dilatada guerra civil, en que se encuentra sumida la Siria de los Assad. Iniciativa que se ha resuelto en formas, dimensiones y enfoques, que ha terminado por alarmar a la UE, y que, además de exigirle contención, le sume en la justificada alerta por la indiferencia ante el advertido riesgo turco, de evacuar migrantes en general y yihadistas en particular que tiene embalsados en su propio territorio. Nada de esto habría pasado si Donald Trump no hubiese dado el visto bueno a las demandas de Erdogan, como precio por facilitar la retirada norteamericana de su implicación en la guerra de Siria. La vara de medir de Donald Trump no sirve porque la brújula no le funciona.