División republicana y oposición demócrata al ataque turco contra los kurdos en Siria

Es lo que faltaba al asedio político político de Donald Trump emprendido por el Partido Demócrata, partiendo de los deslices operativos en que fue pillado en Ucrania sobre la campaña electoral que se avecina y que es algo más que el cabo del que tirar para tejer la base del Impeachment que le puede costar la Casa Blanca. La responsabilidad contraída en el ataque militar de Turquía contra los kurdos combatientes frente a los yihadistas en la guerra civil siria, en alianza con EE.UU, es grave contradicción denunciada por propios y extraños.

Si de una parte la Unión Europea insta a detener la inicial ofensiva turca, los republicanos se desmarcan de Trump y tratan con los demócratas el establecimiento de sanciones internacionales contra Turquía, Erdogan responde que de insistir desde Bruselas en las críticas por la invasión, pondría fin al pacto migratorio de 2016, volcando sobre el espacio europeo o los miles de migrantes retenidos en las fronteras turcas.

En cualquier caso. el quid de la cuestión estriba en el desistimiento del presidente Donald Trump por haber rectificado en caliente el asumido compromiso de enviar a Siria tropas americanas – retiradas después – para combatir a las huestes del Estado Islámico. Así la fiabilidad política no deja de retroceder a ojos de todos, algo de muy cierta relevancia para el caso de que, salvado el riesgo del “Impiachment” llegará a la próxima campaña electoral en Estados Unidos.