Claves compartidas en el Brexit y contra los kurdos que luchan en Siria

¿Quién es el responsable del hundimiento de la negociación del Brexit, la Unión Europea, por boca de Angela Merkel, la canciller de Alemania, o Estados Unidos, por boca del presidente Trump? Entre una y otra hipótesis bascula la respuesta clave, independientes entre sí, o alternativas, según los casos; pero en todo supuesto, para un asunto y para el otro, compartidamente, aparece el nombre fijo, fijo por ahora, del huésped de la Casa Blanca. Es decir, siempre que no se quiera exonerar de toda responsabilidad a la parte británica al Premier Boris Johnson en la última y decisiva dialéctica de las responsabilidades en que amenaza concluir el peor de los desenlaces tan desafortunada (para los europeos) ocurrencia del Brexit.

El demérito es incuestionablemente de un Gobierno británico, más que inspirado literalmente aducido, por la memez histérica de un Presidente estadounidense, habida cuenta por la tragedia que puede provocar la intervención militar turca, en el epílogo de la guerra civil en Siria, sobre los combatientes kurdos que ese conflicto lucharon contra la facción terrorista históricamente ligada al islamismo responsable del ataque del 11-S contra Nueva York y Washington.

El error británico del Brexit, potencialmente tan dañino para el Reino Unido, de tanto riesgo para la unidad política y económica de UE, se ha resuelto al cabo, vehiculado por el demencial concurso de Donald Trump, en apoyo de una intervención militar de la Turquía de Erdogan, contra kurdos que combatieron, en la guerra de Siria a terroristas que compartieron militancia con los responsables del ataque del 11-S en Nueva York y Washington.