Otro ciclo narcoterrorista y colombovenezolano

La vuelta a la selva colombiana del que fue segundo jefe de las FARC, no es sólo una defección respecto del Acuerdo de Paz suscito en La Habana entre la democracia colombiana y el el tinglado narcoguerrillero. Es la restauración de la inercia histórica complejidad extrema en la que enlazan los ciclos de la guerrilla anterior a la llegada del chavismo y el golpe de Estado contra la presidencia de Celaya, el mandatario hondureño, subido al poder con los votos de la derecha, desalojado del mismo por decisión conjunta del TS y las FFAA de Honduras, y defendido, “ex post” por el chavismo y las diversas izquierdas gobernantes en el ámbito centroamericano.

Pero en tan concreto particular regional, en estas horas destaca el muy relevante papel desempeñado por Nicolás Mduro, a la sazón ministro de Información en el Gobierno deHugo Chávez. Luego se ha podido saber la causa de tan ardorosa defensa de la Presidencia de Zelaya. Causa que no era otra que la importancia de Honduras en el circuito de la cocaína colombiana, producida por las FARC, camino de México, Estados Unidos y Europa.

Cabe entender ahora que el relanzamiento de las FARC y otras guerrillas que operan en la selva colombiana, es una estrategia acorde con la aparente bajada de la atención norteamericana en el combate contra la droga elaborada por la guerrilla en las selvas de Colombia.