Iniciativa de Francia para la paz en el Golfo

Una vez más en los tiempos recientes, la Asamblea General de Naciones Unidas, por la propia condición de su naturaleza y hechura históricas, opera como catalizador y oportunidad de un logro político internacional de primer orden.

Como ha sido en esta ocasión, cuando el presidente Macron ha podido utilizar la tesitura del contacto directo de la presencia de Rohani, presidente de la República Islámica de Irán en la sede de la organización mundial de la ONU, para operar como enlace del sentir del régimen saudí de una vuelta al dilatado tiempo previo al bombardeo con drones y misiles de su gigantesco complejo petrolero en el Golfo Pérsico.

La iniciativa del Presidente de Francia, expresiva del sentir de los componentes fijos del Consejo de Seguridad de la ONU junto con Alemania, compone y resume la actitud del bloque europeo que suscribió con Irán y Estados Unidos el Tratado Antinuclear, del que se retiró Estados Unidos, aplicando de seguido el régimen de sanciones económicas y los completos haremos de hostilidad en los que ha fermentado la evolución del Golfo Pérsico dentro de un formato que parecía la antesala de choques de talla muy superior todavía.

Vistas así las cosas, la iniciativa del presidente Macron, compendia la percepción europea del problema con Ia República Islámica de Irán, y con la percepción, el manifiesto de una voluntad de autonomía diplomática.