Trump anuncia el aumento de sanciones contra Irán

Tras la difusión gráfica de los restos de drones y misiles empleados en el bombardeo del mayor complejo petrolífero saudí, el presidente Donald Trump ha pasado a notificar al mundo el aumento de las sanciones internacionales a la República Islámica de Irán, algo que no llega a lo que cupo temer, expresado en daños mayores, tanto como del orden de una declaración de guerra, o de algo que se le pareciera.

Pero las sanciones, en cualquier caso, no tendrán nada de simbólico, como no lo han sido los constreñimientos económicos de todo orden que le han sido aplicados a la República Islámica luego de que reanudara el proceso de enriquecimiento de uranio. Pero, con todo, el fondo más serio de las responsabilidades iraníes es el soporte económico de Teherán a la la vasta nómina de combatientes chiles que actúan en los diversos países del Oriente Próximo, principalmente en Yemen con sus hutíes (autores, posiblemente del bombardeo del complejo petrolero saudí de Aramco), además de su presencia en Siria, Irak y Líbano. El soporte económico de esas tropas irregulares no es otro que el aportado por la República Islámica de Irán, pese a la sangría que le suponen las sanciones económicas internacionales, derivada de su vuelta al enriquecimiento del uranio. Y es precisamente este flanco al que se refiere el anuncio de Donald Trump como represalia al bombardeo de Aramco.

Los tambores de guerra en el Golfo Pérsico, por ahora, no han pasado a sonar más cerca.