¿Otro rebote de la iglesia alemana con el Vaticano?

Tanto el celibato en el clero como el papel de la mujer en el seno de las comunidades de histórica configuración católica, dentro de materias de relevancia moral y perfil más que sólo sociológico, en el seno de la cultura católica en su ámbito occidental, de corte tanto europeo como dentro del ancho espacio iberoamericano; todo ese temario, al calor del tratamiento reiterado de que es objeto en los medios y distintos enfoques y debates en las corrientes de opinión, se resuelve en configuraciones muchas veces contrapuestas en las que, lógicamente, acaba por comparecer, el propio discurso de la Iglesia. Tal como ocurre ahora mismo con el propio y obligado discurso , derivado de la misma condición de su propio magisterio.

La distonía que expresa la discrepancia de Roma con la visión de la jerarquía eclesiástica alemana tendrá relieve tonal o entidad de grieta, pero en todo caso define el hecho de un problema cuyo relieve y oportuno desenlace tendrán pertinente concreción. Pero la pregunta ya está planteada como se hace en el encabezamiento de esta nota.¿Hasta dónde llega su gravedad?. De momento, limitémonos a recordar eso de que “ doctores tiene la Iglesia”.