“Atilazo” de Trump en el arranque del G7

En la hora mayor de la Cumbre del G7, evento internacional concebido en términos de auspicios y mejor voluntad para las relaciones económicas internacionales, el nuevo acuñador de la diplomacia del garrote y de la bronca, se ha descolgado con una andanada de represión arancelaria contra las exportaciones chinas a Estados Unidos.

En contraste con la constante ‘trumpiana’ en dar la nota de su egotismo político, y de pasarse por el arco de triunfo toda clave de ponderación y mesura, la protesta de los concentrados en Biarritz ante la sede francesa  en esta edición del “G7”, por las responsabilidades internacionales en las muertes de tantos migrantes en el Mediterráneo, tanto por bloqueo de socorros y asistencias  como por la impunidad estructural en la que medran las mafias adosadas a estructuras históricas del drama africano.