Johnson, varado en un imposible político

Bajo el patrocinio y tutelaje del hombre de la Casa Blanca, Boris Johnson, el Primer Ministro británico, que ha pasado de la Interlocución en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, al diálogo en París con el Presidente Macron en la lidia del imposible político de que Francia venga a transar con aquello que Alemania rechazó, como lo haría todo interlocutor comunitario: la fractura del Mercado Único Europeo y la liquidación contractual de la paz política y social de la la vida irlandesa por vía de una impensable complicidad germano-francesa.

El desfase entre la pretensión del Premier británico y la estructura de las obligaciones histórico-políticas asumidas por el Reino Unido con Bruselas,quizá no pueda explicarse sin reparar en el especialísimo, atípico e Irregular talante del apoyo estadounidense que se ha buscado a estas alturas de de su biografía política. Algo que integra un relato no signado precisamente de ejemplaridades y excelencias, reconocibles como propias de la cultura, la ética y la estética europeas.