Rebelión a bordo contra Boris Johnson

Ni al actual Premier británico en su función convencional, ni a su sintonizado Donald Trump, para la causa antieuropea, ha sido buena noticia la abierta y plural disidencia conservadora del ex Secretario del Tesoro, Philip Hammond, y Grey Clark, David, Gauke y Rony Stewart. La hipótesis del Brexit sin renegociación ni consideración alguna desaparecería del horizonte de lo probable y, por supuesto, de lo posible.

La onda histórica de estas horas, cabe aventurar, cabalga menos bajo el signo del Brexit que el de su contrario; es decir, el del Reino Unido embridado al destino de Europa. Una Europa que, por la mano de una España – desde la OTAN y a bordo de un caza de fabricación americana, acaba de cortar el paso a otro ruso en el cielo euro-occidental del Báltico compartido por Estonia, Letonia y Lituania. Y lo hace mientras el padrino del actual Premier británico se las compone para sostener turnos de zalemas con Vladimir Putin con reproches de supuesta inhibición europea en la defensa de su propio territorio.