Sanción USA a Venezuela por el asesinato de Rafael Acosta

La muerte en el curso de un tratamiento de tortura por los servicios chavistas del Sebin, la actual inteligencia militar de la narcodictadura de Nicolás Maduro – represión aplicada a militares definidos por su apoyo a Juan Guaidó: opción presidencial alternativa a la que deriva del golpe de Estado llevado a efecto por el actual mandatario, derrotado por quienes le vencieron,en las últimas elecciones elecciones libres, por mayoría superior a dos tercios de la Asamblea Nacional, obligándole así a convocar urnas revocatorias de su presidencia.

Como conocen los lectores de República, el “Hijo Político de Chávez”, en vez de someterse a referéndum, como la Constitución le obligaba, se sacó de la manga una Asamblea tan nueva como la “Constituyente”, improvisando así una falsa legitimidad contra la Carta Magna venezolana.

De no haber sido de tal modo las cosas, el capitán Acosta no podría haberse mantenido el tiempo que se sostuvo en su apuesta por Juan Guaidó; tampoco que se quisiera ocultar el tiempo el tiempo que se mantuvo, lo la hizo tortura en cuyo curso muríó, Y fin, que se le sepultara del modo como se hizo.

Las responsabilidades políticas de Maduro y sus cómplices son tan evidentes y palmarias, que el Gobierno estadounidense no ha perdido la ocasión de aplicarle las sanciones y represalias de las muchas de que dispone, directamente o por vía sus aliados