Escandalera internacional del narco-régimen venezolano

Posiblemente nunca se habían en habían, como ahora, concitado escandaleras del rango internacional alcanzado por la detención, tortura y muerte del capitán de navío Rafael Alcalá, afecto a la causa del Presidente Encargado, Juan Guan Guaidó, representante de la Asamblea Nacional, que es la única Cámara representativa de las dos existentes en Venezuela, como efecto de las últimas elecciones representativas habidas en el país – por mayoría superior a dos tercios -, resultado que constitucionalmente obligaba a Nicolás Maduro a un turno revocatorio de sus atribuciones presidenciales; algo que incumplió para sustituirlo con la creación de una Cámara Constituyente fuente de una “nueva legalidad democrática..”, que pretendidamente sustituía al incumplido mandato constitucional de convocar el dicho referéndum revocatorio de las competencias presidenciales de Nicolás Maduro a que constreñía la magnitud de la derrota sufrida por su Gobierno.

Tal escarnio de la legalidad constitucional venezolana se ha traducido en en una proporcional transgresión de los presupuestos morales a que debe atenerse el ejercicio de los poderes de todo Estado por parte del régimen que pretende representarlo. En este caso, por parte del “Hijo Político de Hugo Chávez”. Sólo en raras ocasiones los relatos históricos de la barbarie policial cabe encontrar como como los que ha podido ver en Venezuela a señora ex presidenta de Chile, la señora Bachelet, como Comisionada por Naciones Unidas para conocimiento de la barbarie de este régimen chavista, “sobrino ideológico”en la cuadra cubana en los “talleres castristas” de La Habana.