Derrota crítica para Erdogan en las urnas municipales de Estambul

Las repetidas elecciones de Estambul han supuesto para Recep T.Erdogan, presidente de Turquía la pérdida de la tercera gran ciudad de las que bañan las aguas el Bósforo tras su derrota en Ankara y Esmirna. Además, en la repetición de Estambul, la derrota ha sido sustancialmente más abultada que en la primera consulta. Pero lo más grave para el presidente turco es que la magnitud del fracaso se corresponde con el peso de los factores determinantes de la actual situación; principalmente, el lastre de la represión practicada tras del Fracasado golpe de Estado: 140.000 funcionarios destituidos y 5.000 Arrestados y la consecuente debilitación de las instituciones, la islamización de las en sus criterios últimos del Gobierno, alejado así de la Sociedad.

Una distonía de este fuste puede que sea la principal explicación de que la pérdida política de estas grandes ciudades haya sobrevenido de golpe al cabo de un ininterrumpido periodo de 25 años. Pues no es poco que de las mas diversas formas represivas este es el tiempo en que se prosiguen las prácticas represivas del golpe de Estado del 15 de Julio de 2016.

La radicalidad de la represión del golpismo habría posiblemente que buscarla en las referencias de fondo, polares, entre el Estado Islámico y el signo laico de Kemal Ataturk, el militar fundador de la Turquía moderna.