Prescinden de ZP para la mediación venezolana

En paralelo a la vuelta de tuerca de Estados Unidos sobre la Venezuela del régimen de Nicolás Maduro, y ante el aparente agotamiento de los recursos de retorsión del sistema sobre los restos institucionales de lo que fue el régimen parlamentario venezolano desde los últimos consensos que subsisten en el país, se ha prefigurado un pacto procedimental para la intermediación del Gobierno de Noruega, algo de lo que solo deja claro, es el fin de las baldías comparecencias supuestamente mediadoras de José Luís Rodríguez Zapatero.

El último precedente del quehacer dictatorial del hombre del volante ha sido, en las últimas fechas, el desahucio plenario de los titulares legítimos de la Asamblea Nacional, al cerrarles la entrada en la Cámara. De ahí que la Oposición venezolana, escaldada de la nefasta experiencia del paso de ZP por la intermediación, mirase en principio con recelo las Iniciales consideraciones para que en el marco de auspicios noruegos se arbitrara un contacto nuevo entre Gobierno y sus oponentes, aunque solo fuera para arbitrar una sistemática de interlocución.

Como interlocutores por parte de Nicolás Maduro, un ministro – el de Comunicación – y un gobernador, y por parte de Guaidó, un diputado ex ministro de Carlos Andrés Pérez, y el ex-vicepresidente de la Asamblea Nacional Stalin González. Dentro de la sistemática de trabajo, sin concretar aun, el contenido de una mesa de diálogo. Dicho en pocas palabras, de trigo dialéctico ni un único grano. Pero es de advertir que la inconcreción presente no obsta a que resulte verosímil el que por Oslo quepa esperar algo que fue impensable en Caracas. Ojalá.