Ofensiva diplomática en ciernes de Washington sobre Venezuela

Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos, OEA, revela la pronta formulación de una condena a rusos, chinos y cubanos por su apoyo a la ejecutoria al régimen de Nicolás Maduro. Este anuncio marca un punto de cambio entre el silencio sobrevenido tras las versiones sobre una eventual y limitada intervención militar, del orden de unos pocos miles de efectivos, y el aumento de las bajas civiles en muertes y heridos, después de la primera jornada, con el corte del arresto de Leopoldo López, un punto este que es de inflexión por el específico interés que supone para el lector español luego de la incursión de Pablo Iglesias en el carrusel de nombres ha de contarse el de Pablo Iglesias, por imputar al titular de Exteriores cosas muy puntualmente inexactas del refugio de Leopoldo López en el espacio de nuestra Embajada en Venezuela.

Todo ello en el contexto de la llamada a la Huelga General por parte del presidente Interino, Juan Guaidó, en el conjunto de las presiones políticas encaminadas a forzar el abandono del Poder por parte de Nicolás Maduro.

Entre tanto, ya se hacen calendarios a muy corto plazo, en tramos de 24 horas y sin apenas rebasar en su conjunto las 60, distribuyendo cada uno de los objetivos por cada una de las fechas

La ofensiva diplomática en ciernes del Gobierno estadounidense parece estarse estarse concibiendo dentro de pautas de cautela y muy cumplida reserva. Los fracasos de fondo de fondo carne de marcha atrás.