Maduro moviliza la activación rusa en su apoyo frente a EEUU

Lo que parece agotamiento del tiempo hábil que le resta a Nicolás Maduro frente al apoyo internacional a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional venezolana - resultante de la victoria de la Oposición en las últimas elecciones libres habidas en Venezuela -, ha llevado a Nicolás Maduro a enviar a Moscú a su Vicepresidenta para que el Gobierno de Vladimir Putin aflore el nivel de su compromiso internacional con su régimen, resuelto en dictadura tras de su triple fracaso. Delsi Rodriguez, la enviada al Kremlin, aporta el formato de magnitud con el que el régimen del “Hijo de Chávez” quiere presentar al mundo el nivel de apoyo de que dispone ante el conjunto occidental, integrado junto a Estados Unidos, por los Gobiernos de la Unión Europea y de la mayoría de las naciones iberoamericanas.

El marco del compromiso ruso con el régimen venezolano ha sido dibujado en Moscú por Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores. Lo ha hecho en términos que precisan y concretan el sentido último de la llegada al aeropuerto caraqueño de Maiquietía de dos aviones rusos, cargado de armas uno, y otro de militares de graduación alta y media.

Pero son otros suministros y aportaciones rusas las materias de esta implementacion política y militar con el régimen de la dictadura chavista, en términos que remedan lo que fue la colaboración soviética con la Cuba castrista en el ápice de la Guerra Fría.

Pero lo más curioso en esta ocasión es la noticia de que la colaboración rusa con esta Venezuela incluya la noticia de la ayuda. en alimentos y medicinas para suplir la enviada por Estados Unidos.Que no pudo llegar a su destino por haberle cerrado Nicolás Maduro el paso en las fronteras.

De una u otra manera, la dictadura comunista venezolana, que se ha permitido el lujo de procesar al presidente de la institución democrática superviviente en el país, apoyado por el mundo libre, ha culminado un desafío a la democracia cuya consecuencia amenaza la paz del mundo. Como en el tiempo peor de la Guerra Fría.