Trump, denunciado por 16 de los 50 estados de la Unión

Que un tercio aproximado de los 50 estados de la Unión norteamericana hayan consensuado denunciar al presidente Trump ante un Tribunal de California, objetando la supuesta Emergencia Nacional que supone el eventual riesgo de que la entrada de emigrantes procedentes de países del sur de EE.UU. se traduzca en una ruinosa invasión del mundo estadounidense, si no se interpone un muro sobre la línea fronteriza con México, es un suceso político administrativo de rango y perfil inusuales, se mire por cualquiera de los ángulos desde los que cabe considerar. Además de que, por obvias razones, el huésped cursante de la Casa Blanca nos tenga acostumbrados a “rarezas operativas” del más variado pelaje y distinto calado, igual en lo que toca a su escenario nacional que en lo que respecta a la política internacional.

El coste que supondrá finalmente la construcción del muro para la linde, se cubrirá con fondos federales para otros fines en los Presupuestos de la Unión, lo que se traduciría en riesgos mayores de descubiertos para cubrir costes nacionales ya aprobados. Por lo cual cabe decir que para la cobertura económica de un margen de riesgo aleatorio, se desnuda la cobertura presupuestaria de otras necesidades, ciertas y ya visadas por el Poder Legislativo, tal como corresponde a la operativa democrática de la separación de los poderes del Estado. También, como no podía ser de otra manera, en el caso estadounidense. La pesada broma del muro fronterizo con México podría, sobre el papel, convertirse para Donald Trump en el disgusto de un Impeachment.