El mensaje de Trump a los generales venezolanos

La sintonía más que solo de fondo entre la dictadura chavista venezolana, en estos crispados tiempos de Nicolás Maduro, y el régimen comunista cubano, aporta alarma al mensaje del presidente Trump a los generales que parecen endosar el cierre de fronteras a la entrada de la ayuda alimentaria y medicinal de Estados Unidos, que permanece en espera por Colombia, junto a su país de destino, sumido éste en el caos económico, la dictadura política y la devastación social.

Es la condición militar del recurso utilizado por Maduro para impedir que la ayuda humanitaria estadounidense arribe a su destino, aquello que aporta condiciones críticas al tratamiento del asunto por parte de la Casa Blanca. La promesa de premiarlos con la amnistía no quita hierro a la ocurrencia presidencial ni añade oportunidad al acierto que supuso, tácticamente, la iniciativa de acudir en socorro de las desventuradas mayorías venezolanas.

Entre otras derivadas del drama político venezolano figura la de su nefasto efecto multiplicador del regreso regional de la Guerra Fría al espacio centroamericano y caribeño, con la sombra de oportunidades, desde el chavismo de Nicolás Maduro y sus sintónicos de Nicaragua y Bolivia, para la reinstalación rusa en la zona y los ensueños pequineses de repetir en América del Sur posiciones económicas que remeden lo conseguido en África por los chinos, poco a poco, desde los tiempos de Chu En Lai.

Volviendo al enunciado de esta nota, no cabe desechar la posibilidad de que al hilo de tensión internacional generada por el bloqueo militar de los fondos de ayuda alimentaria, médica y farmacológica enviadas por Estados Unidos, el régimen de Maduro ceda a la presión política de Europa y las democracias iberoamericanas involucradas en el rescate de Venezuela.