La clase médica se suma a la denuncia política contra Maduro

Teniendo como fondo las grandes manifestaciones previstas para la semana que comienza, y mientras en la parte colombiana de su límite con Venezuela se van acumulando los suministros de alimentos y medicinas enviados por Estados Unidos como socorros de urgencia a la desabastecida población aherrojada por el chavismo, se encrespa la modificada dialéctica nacional con el impacto de los mensajes lanzados al país por Juan Guaidó, compareciente como presidente interino del país. De un punto, el desafío de éste al poder sin tasa de Nicolás Maduro, nominalmente atrincherado en los dos mil Generales del país y en los milicianos, cuya puesta en escena se espera nuevamente en su choque contra los manifestantes. Y de otro lado, la crispación ascendente en la propia medida que las remesas no paran de llegar y almacenarse, por causa del bloqueo militar de las mismas, pese a la urgencia de que arriben a su destino en tierra venezolana.

En ese contexto, dramático en términos inconcebibles, las baladronadas del presidente golpista en respuesta a la presión de la Unión Europea y del frente político iberoamericano, adornadas de sus acusaciones contra lo que llama “el Imperio”, se han vuelto especialmente  amenazantes y violentas contra los medios informativos occidentales, ahora que añaden a sus denuncias sobre la represión dictatorial de Nicaragua, la del drama humanitario que supone el desabastecimiento de alimentos y el bloqueo de las medicinas llegada la tiránica Venezuela del Chavismo.

En respuesta, RSF (Reporteros Sin Fronteras) responde a Maduro que es él quien no escucha ni responde al clamor de Venezuela.