Maduro integra a ZP en sus referencias de combate

Desde el fondo del desdén occidental en que se haya sumido, tras del apoyo logrado por quien representa la victoria en las últimas elecciones libres habidas en Venezuela, el golpista Maduro incorpora expresamente a José Luís Rodríguez Zapatero, toreador de la Oposición venezolana durante largos meses – mientras se consolidaba en el poder tras de la apropiación del mismo con el golpe de Estado -, y lo hace, después de pedirle sopas al Papa, con un cita expresa al autor de Ley de la Memoria Histórica contra el logro de la Transición española: “Nosotros somos, como dice ZP, igual que los vietnamitas; luchamos hasta con las uñas”.

La cita en acción de gracias por la ayuda recibida en tan crítica ocasión, se ha visto acompañada de otra de reconocimiento a los Gobiernos de Italia y Grecia, descolgados de la línea europea desde su populismo, especialmente desde el podemismo de Atenas; al tiempo que Maduro, añadía a los agradecimientos para sus convergentes, el regalo muy de reconocer por los medios periodísticos, sobre el número de milicianos disponibles por la dictadura que fue chavista y que a estas horas ignora cual es la disponibilidad efectiva, por el régimen, de las Fuerzas Armadas venezolanas, de las que, al parecer, 4.000 soldados han abandonado los cuarteles, mientras que a la disidencia de los mandos, se añade ahora la de otro General.

Sea como fuere, la situación venezolana, en lo poítico-militar, de una parte; y de otra, la del orden público en el país, plantea la interrogante de hasta dónde el despliegue de las milicias, equipada de manera muy significativa desde Rusia, valdrá como recurso del Estado o como factor contra la Sociedad y el Estado.