El ejército se destapa contra Nicolás Maduro

No cabe decir que se veía venir el crucial suceso del despegue militar del presumido apoyo al dictador Nicolás Maduro, aunque castrense fuera, militar también, la revuelta, días atrás, de un puñado de sargentos contra la sostenida y creciente represión de los manifestantes frente a la dictadura comunistizante, pro castrista, de Nicolás Maduro, diseñado en su juventud como tal en los ”Talleres de La Habana”.

Ha sido el vídeo con el que el General de División Francisco Esteban Yáñez reconoce y endosa legitimidad de transición como Presidente a Juan Guaidó desde la representatividad de la Asamblea Nacional, de la que Maduro se apropió con un proceso mixto de insolencia contra la norma constitucional -que le obligaba a convocar un referéndum revocatorio de su magistratura, por la soberana derrota sufrida en las últimas elecciones libres -superior a los dos tercios de los escaños, en la Asamblea Nacional – y por la supresión de esta Cámara, por otra “constituyente”, de cuya presidencia se apropió como si de una cocina fuese para proseguir el muy singular guiso de su golpe Estado.

Y si singular, fuera de serie, fue su violación de la Constitución venezolana, singular es también, en respuesta a tal barbarie totalitaria, y en términos de decoro funcional, el inicio de la respuesta castrense al eructo totalitario del castrismo de desecho en que se había resuelto el invento chavista,  al abrigo de la desinformación popular para el oportuno medro del populismo rojo y podemita.