Impotencia de Al Sisi frente al islamismo anticristiano en Egipto

Si la suma de 114 cristianos asesinados en Egipto desde el golpe de Estado mediante el que los Hermanos Musulmanes fueron desplazados del poder por el general Al Sisi, era la medida del fracaso del régimen militar en la república de Nilo contra el terrorismo anticristiano en el país, lo sucedido ahora en una localidad situada a 250 kilómetros de El Cairo, donde un policía asignado a la custodia de la iglesia local, ha dado muerte, con sendos disparos en la cabeza a un joven de 18 años y a su padre de 50, junto a las puertas del templo, establece la presunción y activa la sospecha de que es el propio régimen de creación militar el que soporta, por acción y por omisión, un terrorismo islamista en su propia policía. Armada para combatir el terror anticristiano. Eso que ella misma acaba perpetrando.

Este doble asesinato de ahora, por su propia presentación y específico formato, lleva al Gobierno egipcio a la propia evidencia de que su incapacidad alcanza extremosos e insuperables límites, Porque el desorden mayor es el asesinato, perpetrado por quienes tienen la misión específica de evitarlo.