Homogéneo apoyo occidental a Ucrania

Al calor de la demanda de los países de la Unión Europea y de los Estados miembros de la OTAN, que piden la liberación de los marinos ucranios apresados por Rusia al pasar por el Estrecho de Kerch, donde enlazan el Mar de Azov y la parte principal del Mar Negro, Ucrania reclama la libertad de paso por esa vía marítima y no ha tenido respuesta aun de Moscú la advertencia de Donald Trump al presidente ruso sobre su convenida entrevista en vísperas de la reunión del G20, que se habrá de celebrar en Buenos Aires. Y todo ello en el contexto del aviso/advertencia ruso sobre el despliegue de misiles de alcance medio, al aire de la efervescencia política ucrania y de las movilizaciones y activismos de signo patriótico que arropan en estas horas, en Kiev, al Gobierno de Poroshenko.

El estado nacional de alerta, declarado por el Gobierno ucranio, ha tenido su pertinente acuse de recibo desde Moscú, toda vez que llega seguido de movilizaciones y ejercicios de tiro practicados por organizaciones y grupos de corte nacionalista, entre las que destacan el Movimiento Azov, junto a la Milicia Nacional, integrada por 4.000 componentes.

A la advertencia general del presidente Trump hay que señalar el hecho de que la primera interlocución de Putin con el frente occidental no fuera el hombre de la Casa Blanca sino Angela Merkel, la Canciller de Alemania; algo que cabría explicar por la importante interlocución económica que representa Berlín. La diplomacia del comercio pesa tanto o más que el comercio de la diplomacia y la política.

En cualquier caso no resulta ocioso recordar en el discurso político y mental de Vladimir Putin, en horas tan significativas como estas de ahora, en que se aplica a extraer las consecuencias prácticas de la anexión de Crimea, añadiendo por mar – en el Estrecho de Kerch- lo que hizo por tierra en el mismo espacio geopolítico del Mar Negro y del Mar de Azov. Su premisa de que “La extinción de la URS fue catástrofe geopolítica”, lo explica todo. Mientras le dejen intentará remediarla.