Cumbre euro-rusa para la paz en Siria

El eje francoalemán y el par ruso – turco han acordado concitarse para concertar criterios de actuación aplicados para cerrar de una vez el sangriento conflicto de la guerra civil siria, que se extiende ya por encima de los seis años, generado el problema de una migración sin precedentes en la crónica europea de los últimos tiempos, por su efecto catalizador de otros flujos de gentes hacia nuestro espacio continental, desde otros orígenes asiáticos, junto a los procedentes de diversas regiones africanas.

Aunque los cambios poblacionales generados por el conflicto sirio se han acompañado de otros efectos que el migratorio y poblacional; de modo muy claro y severo, por las variables geopolíticas, a las que aplica el presidente ruso, Vladimir Putín, la mayor de las atenciones y el más sostenido de sus seguimientos. Así las cosas, el próximo encuentro entre los dirigentes de estos cuatro Estados, convenido para el 27 de este mes de octubre no deja de tener añadidos puntos de interés para la seguridad europea, toda vez, que sobre el tema sirio, con su guerra crudelísima, sobrenadan otros efectos que los migratorios. Ahí pulsan los temas de la invasión rusa de Crimea y los arrastres del entero conflicto ucraniano, con el incumplimiento moscovita de los acuerdos convenidos en la Conferencia de Minks, la capital  bielorrusa, satélite virtual de Moscú.