Giro podemita en la relación con Maduro

El efecto de la zapaterosis (parálisis cognitiva en la oposición al chavismo luego de que ésta barriera a las filas de Nicolás Maduro en las últimas elecciones democráticas de Venezuela, hasta el punto de que éste se sacó de la manga una Cámara nueva y perpetró un golpe de Estado con todo lo incompatible ante la Ley), permitió que esa misma fuerza de oposición, de hondas raíces democráticas, cayera en la trampa del presidente Maduro, que luego de no convocar el referéndum revocatorio al que le obligaba la Constitución tras la debacle electoral sufrida, propuso abrir tandas de diálogo bajo la batuta de José Luis Rodriguez Zapatero, que había sido presidente del Gobierno de España.

Entre tanto, el Gobierno español del Partido Popular, en apoyo de las mayorías democráticas de Venezuela, había recabado la presión de la Unión Europea sobre el régimen venezolano, devenido finalmente con Nicolás Maduro en dictadura pura y dura. Inspirada en la de los tiempos más cerrados del régimen castro/comunista cubano, en cuyas trazas de entonces (“Talleres Revolucionarios”) se formó, al parecer en términos suficientes para que, llegado el caso, cuando la crisis presidencial de de Honduras, Hugo Chávez lo empleara como ministro de Exteriores.

Bastante después, muerto Chávez y llegado Nicolás Maduro a la presidencia; sobrevenida la derrota electoral, a las primeras de cambio, aparece en escena Rodriguez Zapatero, embaucando con expectativas falsas a los voceros de la Oposición vencedora en las urnas y estafada políticamente. Es el tiempo en que el Gobierno de Mariano Rajoy presione y consiga en Bruselas que la Unión Europea le ponga a Maduro las peras a cuarto.

Un tiempo que pasa con la llegada de Pedro Sánchez al Poder y Rodríguez Zapatero al empeño de levantar el acoso de Europa a la dictadura roja; es decir, a que se desande el camino realizado en pos de la libertad de los venezolanos. Labor ésta, la de borrar los caminos abiertos o restaurados en pos de las libertades democráticas.  A ese mismo tipo de menesteres corresponden, por ejemplo, iniciativas de zapaterosis, cuando tuvo el Poder en su mano, como la Ley de la Memoria Histórica. Hazaña contra el gran pacto histórico de la Transición: desmontado tramo a tramo y calle a calle,  como embaucador – aquende y allende – de vencedores y vencidos.