Hacia más políticos presos en Cataluña

En tanto Torra alienta el caos de Cataluña y los CDR reiteran la acción y toman la palabra, los Mossos, luego de lo habido en el último sábado, con su plante parcial en el disenso autonómico respecto a la violencia, la desautorización a jueces sobre políticos presos como un conflicto entre Poderes del Estado, la situación allí – muy por la actuación  de Torra – hace que las cosas en esa parte de España entren en una suerte de continuidad crítica. Más grave en la medida que la fractura de los frentes  en colisión añade mayor dificultad todavía a la previsión o cálculo de lo que pueda sobrevenir allí en el corto y el medio plazo.

Complica sustancialmente el problema la complejidad y debilidad propia y constitutiva del Gobierno nacional, del entero Estado. El reconocimiento de ello, explícito o tácito de ello, es lo que alienta la posibilidad de unas urnas a la que se acaba de referir Pedro Sánchez. Eso por una parte; otra, que Casado pida la ilegalización del PDdeCat, ERC y la CUP “si alientan o justifican la violencia”; mientras que Rivera, sugiere al PP forzar a Sánchez para que acuda a un Pleno sobre Cataluña.

En términos de estricto presente, sin un cambio cualitativo en los actos de violencia, lo más probable sería que fuéramos, tras la preceptiva actuación de los Jueces, hacia más políticos presos en Cataluña. Toda alternativa en positivo habría de llegar por un cambio del Consejo de Ministros al cabo de unas Elecciones Generales.