Oportuno consenso óptico entre González y Aznar

La compartida percepción de que es más próxima la pérdida catalana de su Autonomía que el acceso desde ésta a la Independencia, ha sido el coincidente parecer de Felipe Gonzalez y José María María Aznar, en una concurrencia de opiniones promovida por El País y la cadena Ser, en la que los principales gobernantes españoles de la Transición, han debatido sobre el horizonte en que ahora se desenvuelve la política nacionaL

Concurre la oportunidad de esta compartida opinión con el hecho mismo de que el Consell, ahora presidido por Jim Torra: incurso en su terco fanatismo y en la compacta idolatría por el huido a Waterloo, reabre las presencias del aparato secesionista en el exterior que habían sido canceladas por el anterior Gobierno de la Nación española, mediante la aplicación del Artículo 155 de la Carta Magna.

Evento que habrá de reeditarse cuando implosione la presente ecuación de Gobierno, afectada de probabilidad grave, y sumariamente urgida, por síndrome de inviable heterogeneidad y palmaria incompetencia: tanto de fondo como de forma.

Los factores de la debacle del secesionista pulsan y sobrevienen en tropel, desde una ignorancia compartida, en redoblada ceguera, de la recua soberanista. La retirada del artículo 155 ha revertido en términos replantes, no sólo en la concreta reposición de las “embajadas” sino en la ampliación de los horizontes de ruptura en todas y cada una de las materias para la expresión de la fractura de España.

Frente a esa probabilidad y riesgo se levanta también la hipótesis de un nuevo consenso -supraóptico- entre el centro-izquierda y el centro-derecha. Posiblemente con el Artículo 155 de la Constitución como vara de medir de los márgenes homogeneidad que tutelaron la unificación de las naciones que hicieron Europa. Asediada ahora por Afuera y desde dentro de ella misma.