Una Diada enmarcada en responsabilidades

La intervención del Presidente del Tribunal Supremo, en presencia de SM el Rey, en la que implícitamente cupo entender una denuncia de responsabilidad por omisión de la defensa de la Constitución en el proceder del actual Gobierno al no salir al paso por quienes, debiendo hacerlo, no sólo no lo han hecho sino que, añadidamente siempre tomando las afirmaciones solemnes del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, en presencia de Su Majestad el Rey, la misma máxima autoridad Judicial, ésta ha cargado su rechazo contra jueces belgas y alemanes que, en palmariamente ilegítima atribución de competencias  se han atribuido facultades que corresponden al Estado y soberanía del Reino de España, en materia de responsabilidades penales de autoridades y funcionarios de la Generalidad autonómica catalana.

Las precisiones jurisdiccionales de Lesmes en materia procesal y en la específica vertiente de la soberanía española, abren la puerta a una posible y necesaria actuación Jurídico-política de España frente a los Estados de Bélgica y la República Federal de Alemania. Es esta una cuestión, una eventual tarea diplomática del mayor interés, puesto que es precisamente el escenario europeo, dentro del ámbito exterior, donde el secesionismo tiene enfocadas sus más ambiciosas expectativas, al prevalecer en el mismo el populismo facistoide más que en ningún otro paraje internacional.

La reacción desde el vértice judicial de nuestro Estado de Derecho  ha venido a resituar la perspectiva exterior del problema de Cataluña en este momento crítico de la Diada.