Las propuestas de Pedro Sánchez al independentismo en Cataluña

La idea de Pedro Sánchez sobre la de que se celebre un referéndum en Cataluña sobre el Autogobierno de su Autonomía, se corresponde con otras iniciativas del presidente del Gobierno cortadas por el mismo patrón de indeterminación y ambigüedad, referidas como no podía ser de otro modo, al mismo haz de pretensiones  del independentismo catalán. Pretensiones resumibles en final exigencia de fractura de la unidad jurídica de la Nación española.

Al respecto, demostrado está que la ruta empezada con el señor Torra, Presidente/delegado del prófugo Puigdemont, es derrotero que no lleva a ninguna parte, o más propiamente considerado, lo hace a desacuerdos de diversas configuraciones.

Así las cosas, se arriba a algo todavía peor que la pérdida del tiempo y la paciencia dentro del mayoritario sentir de todos los españoles, en el que se incluye la vasta mayoría de los catalanes. Es decir, la parte más zaherida del conjunto nacional de España por causa de la rebelión del secesionista.

De obligada consideración es, además de la probada inutilidad y el daño cierto causado por la insistencia del actual presidente del Consejo de Ministros pese al enconado “no” del separatismo, el dato parlamentario desde el que Pedro Sánchez pretende desenvolverse para iniciativas de tal porte. Un contexto de estructura ideológica y política significada como desecho de tienta por las mayorías nacionales de más cumplida significación y respeto.

Dicho lo cual no parece ocioso considerar si lo que Pedro Sánchez pudiera estar buscando no fuera otra cosa que inducir un estado de opinión propiciador de la oportunidad de un adelanto electoral que llevase a la formación de una nueva mayoría de Gobierno por el propio Sánchez presidida.