La fábula en Washington del locoide electo

Ese lamentable personaje discernido por un no más laudable exiliado en Alemania, al objeto de que las compartidas huestes en la causa viciosa contra España en Cataluña, le eligieran para que le sucediese en la presidencia de la Generalidad, ha acometido la ardua tarea, en Washington, de replicar al representante del Estado español por su denuncia de las mentiras proferidas en un compartido acto público, al calificar de presos políticos de nuestra democracia lo que son simples políticos encarcelados, como delincuentes, por los jueces. Todo desde la ley y el Estado de Derecho que corresponde a las naciones integradas en la Unión Europea.

La fabula del racista y facistoide Quim Torra, que tanto espanta a no pocos de sus conmilitones en el separatismo catalán y a otros en el separatismo que sembró Sabino Arana, hay que enmarcarla en la muy reverdecida campaña de las gentes del “proces” más allá de nuestras fronteras, luego de que la gesticulación pactista y aperturista de Pedro Sánchez -incluso hacia el inefable redactor, en su juventud remota, de Aleluya racistas- ha creado al parecer nuevas expectativas, bastantes para querer relanzar campañas internacionales  de promoción separatista para Cataluña.

Siendo necesario a este respecto del suceso “atorrador” de Washington actuaciones  y precisiones como la de la segunda autoridad del Gobierno. debe operarse una activación del centro-derecha español para que la base de transitoriedad en la que medra el repunte separatista encuentre la debida respuesta en la rearticulación partidista de las fuerzas políticas nacionales.