El chavismo se resuelve en castrismo

El ascenso de Diosdado Cabello al segundo grado de poder en la dictadura chavista de Nicolás Maduro, una de las figuras más representativas del régimen venezolano, y de hecho todo un signo central del repudio exterior -estadounidense y la Unión Europea- ha sido poco menos que el anuncio y la clave de la culminación política de la conversión definitiva y formal del sistema venezolano que fue democracia parlamentaria en dictadura de partido único, donde el régimen de mayoría parlamentaría es relevado por la fórmula de poder que no depende de votos y urnas sino de de una minoría totalitaria, unipersonal o colegiada.

Este desenlace del régimen venezolano no responde primariamente a claves evolutivas, estrictamente iniciadas con la muerte de su fundador Hugo Chávez, sino con la activación automática de las claves sucesorias de base castrista, determinante ésta, asimismo de la configuración del Sucesor – el propio Maduro – desde los Talleres Revolucionarios de La Habana. La designación de éste como sucesor desde el ámbito civil y no del militar, como Diosdado Cabello, fue inseparable de la abducción castrista del militar autor del golpe que irrumpió en la dinámica de la democracia parlamentaria venezolana.

Diosdado Cabello, junto con un hermano de Hugo Chávez y el propio Nicolás Maduro, se postularon inicialmente para suceder al creador del sistema chavista. Pero la ruina económica del país trajo consigo la caída electoral de éste a escala catastrófica, con la pérdida absoluta de la Mayoría Parlamentaria y del poder democrático. Todo lo demás se vino a dar por añadidura, con la derogación del poder democrático y el exilio político de todos los partidos de la Oposición. Y desde ello la entrada en escena, como mediador sostenido por el régimen, de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sobrevenido al cabo el Golpe de Estado madurista, con la creación de una nueva Cámara, llega ahora la “coronación” del poder de Diosdado Cabello como el “otro” hombre fuerte de la dictadura chavista en Venezuela.