El revuelto y plural temario del día

Ocurre pocas veces lo muy apretado y diverso del temario que compone la actualidad periodística del día del como sucede en la jornada de hoy. Desde la muy robusta novedad del Gabinete de Pedro Sánchez, con el debate lingüístico que arrastra la mayoría tan cualificada de féminas que lo preside, hasta el punto de suscitar el debate de si debiera decirse esa la reunión semanal, de ahora en adelante, “Consejo de Ministras”, “Consejo de Gobierno” sin más, o de cualquier otro modo.

O, de otro punto, calificar de “chasco brutal” el disgusto de Podemos, al no haber sido pagado con una plaza en tal órgano de decisión nacional que se celebra cada semana. Asimismo es de gran relieve anecdótico el graznido soberanista del actual presidente de la Generalidad, el muy honorable Quim Torras, cuando poco menos que emplaza al ministro Borrell a que se le ponga en contacto para debatir sobre la irrenunciable  premisa de la Independencia nacional de Cataluña.

Demasiados asuntos con fuste bastante para merecer su respectiva glosa por separado. Pero lo que todo ello viene a traducir o reflejar la riqueza temática propia de estos días tan nutridos de cambio en la vida política de nuestra nación. Pero, saltando de escala periodística, desde lo de aquí hasta más allá de nuestras fronteras, es de más relevancia la pirueta de Vladimir Putin ofreciéndose a una colaboración con la Unión Europea insta, al propio tiempo, a que le sean levantadas las sanciones que le fueron impuestas a Rusia por sus responsabilidades en la guerra del Oriente ucranio; de más relevancia, digo puede ser la probable expulsión de Venezuela de la Organización de Estados Americanos. Un asunto sobre el que habrá que volver enseguida.