Retro-insolencia nuclear en el síndrome catalanista

La “abertzalización” del separatismo de base catalanista, de coronación municipal con la insolencia de la regidora Barcelonesa que abrió las vías al terrorismo sembrador de muerte en las Ramblas barcelonesas al, retirar los bolardos que cerraban el paso a los yihadistas en el pasado otoño. Prologado con el irrespeto de la señora Colau a la autoridad militar del Estado en tal Autonomía, hace retroceder el tiempo español a los años de la insolencia envolvente del terrorismo etarra, que había tomado el testigo de Terra Lliure, dentro de una dinámica de alternancias en la guerra de las violencias a nuestra unidad nacional…Decana histórica de las constituidas en Europa y, en lo institucional, polar y paradigma del ciclo histórico que llevó, en sucesivos saltos, a la creación de la actual Comunidad Europea.

Todo un proceso, como de toma y daca, la dinámica integradora generó una doctrina constitucional alemana para la preservación de lo habido en la que se inspiraron los constituyentes de la Carta de 1978 para el 155 de sus Artículos. Al cabo, fuente de legitimidad democrática bastante para que el actual sistema orden democrático genere y soporte la capacidad de respuesta suficiente a los desafíos  e insolencias del “etarrismo” instalado en la caótica constelación, por Cataluña, del anarcoide y prolijo separatismo cursante.

El estructural rechazo exterior, primordialmente el de Europa, permite un sólido y suficiente apoyo, proporcional a la robusta capacidad interior, resultante de la legitimidad política y de la solidez jurídico-constitucional.