La cobertura internacional de la trama secesionista en Cataluña

En tanto Amnistía Internacional considera, en el contexto de la campaña exterior contra el Gobierno español, que el 1 de Octubre se empleó fuerza pública desproporcionada contra la gente que se manifestaba en apoyo de la consulta ilegal, el coordinador de los tres cuerpos policiales asignados a la preservación del orden público – Mossos de Escuadra, Policía Nacional y Guardia Civil – Diego Pérez de los Cobos, ha testificado ante el Tribunal Supremo, que el plan del Mayor de la policía autonómica, José Luís Trapero, no fue otro que cooperar a la realización del referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional, que se acabó celebrando con las sabidas y correspondientes irregularidades.

Los pormenores de la declaración ante un magistrado del Tribunal Supremo por este mando de la Guardia Civil, que ordenan y completan los sabidos extremos en que discurrieron los hechos de aquella fecha, contrastada con las consideraciones de Amnistía Internacional, vienen a vertebrar la evidencia de que lo habido – principalmente con las actuaciones del Mayor de la policía autonómica catalana y su endoso por el consejero de Interior de la Administración Autonómica, resultó materialmente de una conspiración orquestada con asistencias internacionales.

Se trata de una evidencia cuyas particularidades se habrá de explicitar con la colaboración y asistencia de las organizaciones internacionales y Gobiernos aliados de España. También lo demanda el rigor de la justicia aplicable en la sustanciación de las responsabilidades penales que correspondan.