Los “paisos” metástasis del catalanismo

Sólo faltaba, por Mallorca, el concurso de las izquierdas socialista y podemita para que la sobrevenida batalla lingüística, más allá de las escuelas, por las profesiones  y la burocracia, abriera en canal la convivencia en la Comunidad de Baleares, luego de que en tiempos anteriores la presión nacionalista en la Cataluña de ahora mismo proyectara insistentemente sobre el Reino de Valencia el expansivo virus del catalanismo, a caballo de la desinformación y de los errores militantes traídos del desconocimiento de la Historia convertido en arma de combate político.

Terciado ya el Siglo XIX, un tal Bofarull, aficionado a la Paleografía, con la mejor de las voluntades, se aplicaba en el seno del Archivo de la Corona de Aragón, sito en Barcelona, a revolver con tan buena voluntad como ignorancia técnica de los documentos en que fisgaba. Estando en ello se topó con el Llibre dels Repartiments, del rey Jaime I de Aragón: un documento clave, otorgado por el soberano al cabo de la conquista del territorio valenciano. Hito de importancia capital en la crónica de la Reconquista, logrado por la conjunción de esfuerzos y aportaciones diversas: castellanos, navarros y catalanes.

En el documento en cuestión, “El Libro de los Repartos”, figuraban, junto con las plazas y territorios objeto de la conquista, la relación de los participantes en las correspondientes operaciones. La entrega de cada plaza o territorio se expresaba con la tachadura del nombre adjunto  de su receptor.

Sólo aparecen en el documento los nombres de quienes, por lo que fuera, habiendo participado en la campaña, no tomaron posesión de las plazas y lugares que les correspondían. En su totalidad son catalanes, seglares unos y obispos otros. Lo cual no significa, como el lego Bofarull entendió, que fueran los conquistadores únicos del Reino de Valencia.

El error Bofarull es la piedra angular del pancatalanismo fabulador de esa entonación antihispánica de los “países catalanes”. Es esta la necesaria ocasión y oportunidad de recordarlo.