La izquierda chilena cobra al Papa Francisco su derrota electoral

La destrucción por el fuego de nueve templos católicos durante la visita pastoral del Papa Francisco a Chile luego de derrota electoral sufrida por la izquierda en las últimas urnas nacionales, ha venido a producirse en el contexto de otros órdenes que el de la política. Pero ello no resta conexión entre las teas anticatólicas y los posos del marxismo- leninismo que en los arranques de la Guerra Fría destruyeron la entonces ejemplar vigencia de la democracia política  chilena en el mundo hispanoamericano.

Aquella visita de Fidel Castro al Chile de la Unidad Popular – llevada al poder por Salvador Allende- se prolongó por semanas de mítines y soflamas por los campos y por las minas de cobre, y luego del baño de mensajes revolucionarios masivos que aquello supuso, la resultante final fue tan profunda que aun después de la larga dictadura del general Pinochet y del prolongado periodo que siguió a ésta, el fondo de radicalismo marxista ha sobrevivido a carros y carretas, por las sucesivas Mayorías que se han turnado en la residencia presidencial del Palacio de la Moneda.

La evidencia es abrumadora, aunque puedan ser tantas las motivaciones paralelas  que arden junto a las semillas revolucionarias desde la irresponsabilidad moral de tantos eclesiásticos, como ha señalado el Papa Francisco en su visita pastoral al país andino.