Nicolás Maduro, de las amenazas a los tiros para imponer su Parlamento

La involución totalitaria del  actual chavismo, protagonizado por Nicolás Maduro desde que diera el golpe de Estado, al negarse a someterse a referéndum tras de la brutal derrota en las últimas elecciones parlamentarias habidas en Venezuela, y crear una Cámara nueva que sustituyera al Parlamento del que fue expulsado por las urnas en diciembre de 2016.

Esa deriva ha venido a ornarse ahora con un capítulo policial cerrado con la caza de un policía que días atrás disparó desde un helicóptero, sin mayores consecuencias, y que ahora se ha resuelto con la muerte de Oscar Pérez, el policía disidente y de ocho hombres más.

El suceso ha sido  base de otro episodio de disidencia entre las mayorías de oposición sociales y las versiones gubernamentales, ya que en este caso la versión popular disiente de la gubernamental, al sostenerse en la calle que el conjunto de los abatidos se habían rendido a la policía de régimen. Pero éste, el chavismo, incluye en sus evoluciones totalitarias servicios de intoxicación política en las redes contra intereses occidentales como los de España durante los desórdenes recientes del separatismo en Cataluña.