Honduras: urnas y nombres para el recuerdo

Mientras tomo nota del recuento de votos en las elecciones presidenciales en Honduras, en horas del  aun inconcluso recuento de los sufragios, la moviola de la memoria trae la imagen de la campaña electoral de 2013 en las que el entonces presidente Zelaya, llegado a su mandato con los votos de la derecha, pretendió, cuando éste se agotaba, modificar, ampliándolo, el número de sus periodos presidenciales definido en la Constitución, para de tal guisa alinearse con la cifra ampliada que figuraba en las Cartas de sus vecinos regionales de perfil izquierdista.

El Poder Judicial y las FF.AA, de acuerdo, abortaron la maniobra. Zelaya fue derrocado y se originó el alboroto político regional, porque el conjunto de los Gobiernos afines reaccionó solidariamente. No podían menos. El golpe jurídico – castrense desbarataba el propósito solidario, que era de común interés para cerrar el circuito de la droga elaborada en el espacio colombiano de las FARC. Honduras, geográficamente, estaba en el narco-camino hacia el mercado estadounidense…

Se montó el gran cirio político y diplomático. Hugo Chávez instaló a su entonces ministro de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, al frente de la campaña. Hace poco más de sólo unas horas, Estados Unidos le ha instalado en la nómina de los concernidos en el narcotráfico. Dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio.