El independentismo, de las grietas al desplome

En tanto Dastis, el minisitro de Asuntos de Asuntos Exteriores, alerta en la Unión Europea de la injerencia rusa en la crisis de Cataluña desde la activación de ésta con el fantasmal 1 de Octubre como supuesto referéndum para el lanzamiento del “Proces”; luego de haber advertido de la intromisión del chavismo venezolano en el mismo disparate soberanista catalán ahora en curso de retirada, el escapado Puigdemont manifiesta que ve “posible” ahora una solución distinta de la independencia…

Con la activación del Artículo 155 de la Constitución y la sobrevenida comparecencia ante el Tribunal Supremo de la señora Forcadell, presidenta del Parlamento de la Generalidad de Cataluña, la evolución política catalana salta sin pausa del agrietamiento al desplome. Lo subraya enfáticamente el abandono de Puigdemont en los realistas brazos del posibilismo. Lo que queda ahora por delante en Cataluña son las urnas de verdad, las del 21 de Diciembre.

También es de advertir otro orden de perspectivas políticas, al que responden los referidos señalamientos hechos por el director de la política exterior española. De un lado, nuestra alineación dinámica en el cuadro de la Alianza Atlántica, y de otro punto, la activación de la Unión Europea frente al escollo dictatorial que representa la deriva golpista de Nicolás Maduro, tan bienquisto de Vladimir Putin.