El “podemismo” se alinea con el separatismo catalán

Era lo que faltaba a los misioneros del chavismo venezolano en España: alinearse con el separatismo catalanista, dos veces rupturista; es decir, con la mayoría de los catalanes y con la de los demás españoles, que contienen a ésta.

El que la Audiencia Nacional haya enviado a la cárcel a los presidentes de ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Ómnium Cultural, que entre otros méritos en el activismo secesionista destaca su probada función agitadora en las movilizaciones para sacar adelante esa consulta ilegal que no fue legal ni tampoco consulta. Sólo un escarnio escandaloso de lo que en democracia significan las urnas.

Pero lo que supuso en todo caso la probada labor de esos mandarines de la agitación política contra la unidad de España y la integridad económica de la parte más importante de ésta, fue algo que ha dado pie para que ello, la condena a prisión, venga a servir para que ahora se trafique como castigo y atentado contra la libertad de expresión. Al menos en lo que se refiere al juicio y protagonismo de los podemitas, que confunden, por lo que parece, la dictadura que los amamanta con la democracia hispánica que los soporta.