Cumbre Atlántica de transición

Esta Cumbre atlántica de Bruselas es una Cumbre de transición. Un evento al que definen cambios de los problemas objetivos en su evolución, y cambios en los protagonistas. Tanto en conjunto o por el peso diferenciado de ciertos de ellos, o de uno sólo de los mismos. Como es el caso de Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos. Un factor de cambio que por sí sólo significa una solución continuidad: una ruptura con el contexto histórico precedente.

El cambio, el comienzo de la transición en la comunidad atlántica, llega, como digo, por el factor personal del arribado a la Casa Blanca y por el giro de la circunstancia epocal, definido a su vez por la naturaleza del nuevo desafío. Que no es otro que la generalización de los espacios afectados por el terrorismo islamista. El atentado de Manchester, en la propia víspera de la Cumbre de Bruselas, ha tenido una virtualidad configuradora del tiempo sobrevenido.

Pero de entre todos los ingredientes del cambio, el salto que sustancia el arranque de la transición ha sido el de la práctica simultaneidad de la propuesta en Riad por el presidente Trump – de integrar en la misma unidad de propósito de la OTAN con la coalición antiyihadista –  que viene operando en la guerra de Siria, paralelamente a la que se desarrolla en Yemen entre el Gobierno suní de Saná contra los rebeldes Hutíes (a los que apoya la República Islámica de Irán), sostenido militarmente por el Reino de los Saud. Flanqueado a su vez por los componentes del Consejo de Cooperación del Golfo.

Aunque no todo lo principal del cambio se centra en la cuestión de la lucha contra el terrorismo islámico. El principio de la transición atlántica, abordada en la Cumbre de Bruselas incluye cuestiones de enorme rango, como es el de la directa seguridad militar de Europa, cuestión en la que el consenso euro-norteamericano aparece cristalizado en la defensa de la integridad de Ucrania. Ahí, la pretensión de Putin de que Trump coopere en la presión para que Norcorea regrese a la mesa de negociación de su armamento nuclear, incluye en la respuesta su avenencia para la integridad  de Ucrania.