Percepción del vuelco totalitario venezolano

Frentepopulismo de combate y represión; no sólo de combate ideológico y político. Milicias armadas y motorizadas; además de sintonizadas para el día a día: conforme fluye la coyuntura de la protesta, y la réplica oficialista para la represión. De tal modo, los llamados “colectivos” por el madurismo: al más puro gusto leninista. Inédito hasta ahora. Resuelto a neutralizar el derecho de manifestación sin expreso recurso a la ley y a las Fuerzas de Orden Público.

La denuncia por Amnistía Internacional de graves violaciones de Derechos Humanos en Venezuela desde finales de Marzo, insta al Gobierno de Nicolás Maduro a cesar de manera inmediata toda persecución de personas que expresan su oposición política al régimen. Y a respetar y garantizar la libre manifestación política.

Desde finales del pasado marzo el Foro Penal Venezolano tiene contados 1246 arrestos y 59 encarcelamientos, en tanto que conforme la Fiscalía los arrestos son 1289 y 65 los encarcelamientos. Ello dispara la cuenta de los presos políticos por encima de los 170. Destaca entre éstos Leopoldo López, quien durante el mes de las protestas, que ayer se reanudaban, ha sufrido castigos penitenciarios en la prisión militar de Ramo Verde.

Junto a las sevicias sistémicas en que se demora ilegítimamente el Madurado, el balance de muertes que arroja la represión de las protestas populares es de 26 personas, entre las que figuran cuatro Menores.

Pero lo más significativo de este abordaje por Amnistía Internacional de los extremos alcanzados por la involución totalitaria del régimen chavista, es la magnitud crítica de su estado. Algo que deja fuera de juego toda colaboración con él dentro de una occidental, justa y decorosa cultura de libertades. En democracia, quien con Maduro va o quien de Maduro cobra, con Maduro se desahucia.