Manifiesto en Caracas contra las manifestaciones

Contra la manifestación convocada para este miércoles por las fuerzas opositoras en demanda de elecciones, contra el secuestro de las urnas por la dictadura de Nicolás Maduro, que barrió por decreto la victoria aplastante de sus adversarios en la última convocatoria electoral; contra el eventual y posible arbitraje de las Fuerzas Armadas – si en el seno de éstas prevalece el imperativo de la legalidad constitucional – y se da curso al referéndum revocatorio de la actual Presidencia; frente a toda Idea de legalidad democrática, el tirano cursante en Venezuela se abre de capa y anuncia la creación de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana).

Se precisa, respecto a este contingente de nueva creación, que se trata de la movilización de un millón de civiles como cuerpo de apoyo a las Fuerzas Armadas, que en esta primera fase estará compuesta por 500.000 milicianos, pertrechados con 400.000 explosivos comprados en Cuba, 150.000 fusiles, y 5.000 cohetes de infantería fabricados en Rusia y China.

Desde la Oposición, que insiste en la gran manifestación de protesta para este miércoles, se replica por boca de H. Capriles a las precisiones gubernamentales sobre las compras de armamento por parte del Gobierno, para municionar a la tropa miliciana de nueva creación, diciendo que en vez armas a lo que debe aplicarse el gasto es a la adquisición de alimentos y medicinas. En tanto que el ministro de Defensa, con el discurso de Maduro, afirma que la Fuerza Armada Bolivariana “preserva su Unidad monolítica, granítica y ratifica su lealtad incondicional al presidente”.

Cabe advertir que nunca como ahora el deterioro político de la dictadura “bolivariana” había llegado a extremos tan radicales de ausencia de cualquier decoro. Y por eso mismo, nunca fue menos posible entender que universitarios españoles que reclaman coherencia política y decoro moral en el debate interno apuestan por lo peor y lo más impresentable en la polémica hispánica.