Situación crítica Washington-Pyongyang

En semántica castiza se podría decir que ha llegado la hora de la verdad para el armisticio en que todavía permanece el estatus entre las Coreas y todas cuantas situaciones político-diplomáticas dependen de ello. La agenda de Rex Tillerson, el nuevo responsable de la política exterior estadounidense, en su visita a Extremo Oriente, incluye tres etapas, siendo la de Pekín, última de ellas, la que posiblemente tenga o represente un más alto contenido crítico de todas.

Aunque todas ellas se encuentran, sustancialmente, en el mismo rasero; pues responden y resultan de una misma causa: el proceder del régimen norcoreano. Los reiterados lanzamientos de misiles en los últimos meses, que en uno de los episodios han llegado a impactar en aguas territoriales de Japón. Tokio ha sido la primera capital visitada por Rex Tillerson, llegado a la nueva Administración estadounidense desde el puesto más alto de la “Esson”: primera petrolera del mundo.

Desde Tokio, Tillerson viajó a Seul, la capital surcoreana, dónde se dio a conocer la puesta a punto del pertinente escudo antimisiles, como primera respuesta al clima de saturación de riesgo creada por la balística norcoreana. Un respuesta que, su vez, ha generado la inquietud china en la propia medida que los barridos de espacios del escudo de la defensa antimisiles, penetran los ámbitos de sus propios sistemas electrónicos.

El asunto de estos barridos del escudo antimisiles, como obligaba la agitación norcoreana con sus lanzamientos misilísticos, ha sido el primero de los asuntos planteados por las autoridades chinas a Tillerson. Y la réplica de éste (como vocero del parecer presidencial) no podía menos que sostener la imposibilidad de continuar con la transigencia de siempre ante la provocación norcoreana.

Poco es por parte de China, aun siendo mucho a la hora de presionar a Corea del Norte, el haber suspendido sus importaciones de carbón, con las que subvenía a paliar las necesidades extremas que definen las condiciones de vida en la Corea del Norte.