Efecto Trump en la relación interamericana

Como no podía ser de otra manera, por la sobrevenida y ya consolidada tensión entre Estados Unidos y México, a propósito del muro fronterizo entre los dos países -sobre el que ya trabaja la nueva Administración republicana-, se abre una nueva dinámica en las relaciones interamericanas. Ha sido Argentina la primera de las naciones hispánicas que ha tomado nota reactiva a la nueva situación creada por el detonante proceder del nuevo huésped de la Casa Blanca.

De esperar resulta que la iniciativa del argentino presidente Macri venga a ser secundada por otros presidentes iberoamericanos a los que el presidente Trump, con su determinación contra la la autonomía soberana de México, pone en un brete al entero conjunto de los Gobiernos hispánicos.

La física de la solidaridad hemisférica se perfila de forma muy nítida en el horizonte de las Américas. Y lo hace no sólo por el impulso reactivo de la comunidad hispánica de naciones, pues también cuenta la convergencia de intereses en lo que respecta a la hipótesis anti-globalización de la actual Casa Blanca, tanto en lo se refiere al escenario del Pacífico en términos de mercado, como en lo que respecta a las conexiones sistémicas con la Unión Europea.

El suceso del México maltratado con la esgrima dialéctica del Muro como rúbrica de frontera, aparece, en el imaginario del mundo hispánico, como una falla geológica de equivalencias políticas a lo que representa para California, en tectónica de placas, la Falla de San Andrés. Pero con salvedades tales que lo menos relevante sea que el agrietamiento en la frontera mexicana sea de Este-Oeste, conforme el trazado de los paralelos geográficos, y de Norte-Sur en el caso de California. Aunque lo más sustantivo resulte del paralelismo en las respectivas escalas de daños. Político-morales en el caso de la grieta mexicana; y simplemente humanos en la hipótesis de un sísmico cataclismo californiano.

Otro cataclismo, político también a escala hemisférica, podría ser el irreversible agrietamiento de la OEA (Organización de Estados Americanos). Valiosísima ecuación de resistencia hispánica y panamericana, fundada en 1948, durante la alborada sangrienta de la Guerra Fría.